Conejo de Virgo

¿Cómo es?

Solitario y cauteloso. La reserva propia de Virgo se mezcla con la altanería del Conejo, dando como resultado una persona a la que le cuesta comunicarse con los demás, y por lo tanto elige valerse por sí mismo. Aunque no le resulta fácil enamorarse, cuando lo hace encuentra que está hecho para el matrimonio: es confiable, precavido, leal. A pesar de lo que podría pensarse, en realidad son amantes muy fogosos: el sexo es uno de los pocos lugares donde se permiten dar rienda suelta a la pasión desmedida.

Lo que necesita

En su juventud, el Conejo de Virgo busca la excentricidad, el desenfreno que no tiene en su interior. Pero conforme van pasando los años, se vuelve reacio a la pasión y el frenesí, prefiriendo relaciones con personas calladas y tranquilas. Quien se enamora de una persona nacida bajo este signo combinado necesita aprender a respetar su naturaleza algo ermitaña y poco comunicativa.

Sus elementos

La madera (correspondiente al Conejo) y la tierra (correspondiente a Virgo). Hay aquí los pies plantados firmemente sobre la tierra, quizás demasiado. Hay cierto miedo a la entrega, a la pasión, al ardor. Después de todo, le resultan peligrosos y extraños a este signo: son cosas propias del fuego, un elemento que no posee.

El compañero ideal

Los signos más hogareños, es decir: otros Conejos y los Jabalíes. Las Cabras de Cáncer y Capricornio también lo pueden hacer muy feliz.

Mala combinación

Los Dragones y las Ratas de Piscis. Los Gallos no comprenden la forma prudente de vivir del Conejo de Virgo, especialmente si son de Sagitario o de Géminis.

No hay comentarios :

Publicar un comentario