Gallo de Piscis

¿Cómo es?

Independiente y muy flexible. El Gallo de Piscis es un viajero nato, una persona con una gran curiosidad y un espíritu de aventura. En lo que respecta al amor, es un romántico. Busca un gran amor, lleno de pasión y ardor, pero con quien al mismo tiempo pueda formar un hogar y una familia. El problema es que este signo se decepciona muy fácilmente. El idealismo típico de Piscis hace que le cueste mucho aceptar que las cosas no son siempre como él sueña. Además, se trata de un signo que puede ser algo autoritario y pedante, y por lo tanto no tolera las discusiones o las opiniones diferentes a la suya.

Gallo de Acuario

¿Cómo es?

Entusiasta y neurótico. La sensibilidad de Acuario es un buen complemento para la energía del Gallo, pero como este signo tiene un gran auto-conocimiento (sabe perfectamente cuáles son sus virtudes y sus fallas), la neurosis, la duda y los nervios se vuelven muy comunes. En el plano amoroso, el Gallo de Acuario es complicado. Quiere enamorarse y formar una familia, pero necesita que su pareja sea hogareña, cuide la casa y no tenga la necesidad de salir al mundo demasiado.

Gallo de Capricornio

¿Cómo es?

Gentil y reservado. El Gallo de Capricornio es quizás uno de los signos más educados y honrados que hay. Sin embargo, al buscar comportarse siempre de manera correcta, termina siendo algo frío y distante. Por lo tanto, es difícil formar pareja con alguien nacido bajo este signo. No es comunicativo ni cariñoso, pero aunque no parezca, tiene una gran sensibilidad. En el plano sexual es donde expresa su amor: a pesar de su apariencia recatada, el Gallo de Capricornio es un amante muy fogoso.

Gallo de Sagitorio

¿Cómo es?

Impulsivo y generoso. Tanto el Gallo como Sagitario son signos llenos de entusiasmo, por lo que el nacido bajo ambos siempre buscará vivir nuevas aventuras. Esta naturaleza impetuosa, sin embargo, está acompañada de una gran generosidad y nobleza. Por eso mismo, el amor es un tema difícil para él. A veces, su impulsividad lo lleva a embarcarse en relaciones sin futuro, donde hay mucha química sexual (después de todo, este signo es pura fogosidad en la cama), pero sin una conexión verdadera. Y otras veces, la necesidad del Gallo de Sagitario de ayudar a los demás hace que se vincule con personas que sólo se aprovechan de él.

Gallo de Escorpio

¿Cómo es?

Romántico y perfeccionista. Este signo es una extraña mezcla: el ardor de Escorpio se combina con el idealismo del Gallo, y el resultado es una personalidad muy enérgica pero que al mismo tiempo añora la calma y busca siempre la perfección. Dicho de otro modo: toda la vitalidad que este signo pone en su vida laboral se transforma en reticencia a la hora del amor. El Gallo de Escorpio es perfeccionista y no tolera que su pareja tenga fallas. Busca armar una vida calma y tranquila, pero a la primera señal de problemas se aleja irremediablemente.