Serpiente de Aries

¿Cómo es?

Reflexivo y medido. Aries es un signo impulsivo, enérgico, voraz. Pero la Serpiente es todo lo contrario: es pensativa, discreta, modesta. El resultado es una personalidad emprendedora, pero cuidadosa. Quizás demasiado cuidadosa: la Serpiente de Aries tiene una tendencia muy fuerte a la inacción, a la duda y la inmovilidad. En el plano amoroso, este signo se comporta de manera muy relajada. No busca nada ni a nadie activamente, pero cuando se enamora, sigue los designios de su corazón. Son amantes plácidos y leales, no demasiado románticos, pero sí protectores y cariñosos.

Lo que necesita

Pasión. La Serpiente siempre triunfa sobre Aries, por lo que es necesario que este signo encuentre un poco de fuego en su pareja. Son personas que no reaccionan mal ante el estímulo y hasta un poco de presión del otro: se contagian de la energía de su ser amado y se vuelve más vitales.

Sus elementos

El fuego (correspondiente a la Serpiente y a Aries). La doble presencia de este elemento no causa un gran ardor, sino todo lo contrario: el fuego se consume a sí mismo y prefiere la calma, el control, porque sabe que si da rienda suelta a sus impulsos tiene un potencial destructivo enorme.

El compañero ideal

Los Dragones de Leo y Géminis. También puede hacer muy buena pareja con los Búfalos y Gallos de Sagitario.

No compatible

Otras Serpientes. La tendencia a la calma de este signo se potencia cuando dos Serpientes se juntan, y todo amor, para sobrevivir, necesita un poco de pasión. Tampoco es buena idea para este signo relacionarse con los Tigres.